HABÍTAME

 

Habítame en los días y las noches

bucea en mi laguna

y encuentra en lo insondable

la perla que resuene

con tu experta caricia.

Sumérgete en mi cascada arrolladora

y bebe de mis aguas peligrosas

el tiempo y el compás de mis gemidos.

Habítame en tormentas

en aguas derramadas por tu esmero

inclúyeme en tu ruego

explora mis senderos

guarécete en mi cabaña de deseo.

No olvides deletrear cada turgencia

que encuentres en el viaje hacia la meta

corona con tus manos

mis centros de impaciencia

enciende en cada orgasmo una bengala

y acude nuevamente a mi laguna.

Habítame en suspiros

en brotes de lujuria

que tengo para ello una respuesta

escrita en mis abismos ambiciosos

que mueren en el tiempo que estás lejos

no puedo yo vivir si no me habitas.

PORQUE TE AMO

 

MUJER DORMIDA

Porque te amo

en mi verano de imprudencia

en mi palacio ensangrentado

de rosas rojas enjoyadas.

 

Porque te amo

yo te regalo mi estadía

en nuestro circulo encantado

en nuestro cielo de derrotas.

 

Porque te amo

yo te recuerdo en los libretos

los enroscados laberintos

de nuestro lecho vigoroso.

 

Porque te amo

en mis austeras añoranzas

en mi cañada de lujuria

en mi consuelo de pasiones

 

Porque te amo

yo te regalo mi indulgencia

mi impenetrable selva virgen

y me deleito con tu urgencia.

 

Beatriz Ojeda

Copyright 2008

UNA FIGURA DE ESPANTO

 

mujer misteriosa

Una figura de espanto

 se refleja en el espejo

está cubierta de barro

 de sobredosis de miedo.

 

Tiene los ojos vacíos

 y la boca con tristeza

y son blancos sus cabellos

y está mordido su pecho.

 

No puede mirar la vida

 como pájaro desvelo,

sólo empuja las cadenas

 con los grilletes del tiempo.

 

Goza la muerte su paso

 despeinada y hambrienta,

los chirridos de sus goznes

 se escuchan en los desiertos.

 

Vive la espera del llanto,

 la queja del sufrimiento,

y puede comer abismos

 cuando la persigue el viento.

 

Ya se despierta la noche,

 la luz se acerca en silencio

y la figura de espanto

 se retira del espejo.

Beatriz Ojeda

Copyright 2008

MORIR EN TU PRADERA

 

A_mujer_desnuda_piel_desnuda_1

Partir al inmenso patio de luceros
conducir mi carruaje de esperas
traer la primavera entre mis manos
cruzar la tierra en caballo de fuego.
Mirar tus ojos brujos endulzados
Unir mi piel de agosto con tus pechos
caminar por el cielo de tu brújula
inventar pájaros blancos en tu boca.
Indagar tu esencia de suspiros
viajar con tu pasión de vida plena
remontar la cometa de mi fiesta
morir al fin exhausto en tu pradera.

SON TODOS O NINGUNO

cabeza azul

 

En mi sonrisa blanca de premura

se desliza la bruma de mi canto.

Se derrama en la virtud de mi constancia

la protesta sinuosa de los muertos.

Salgo desde la oscura tierra desventura

autorizo mi verdad a ciegas.

Vengando los pobres enterrados,

vivos o muertos en su silencio absorto.

Grita la profunda huella

herida por los cascos de caballos moros,

sombra tenebrosa que se esconde,

renunciando a pronunciar palabra.

Cae la noche azul sobre la siembra,

trigales rubios elevados hacia el cielo,

se esfuman en la voz de las semillas,

gérmenes de verdad en claros soles.

Saltan augustas las almas desnudadas

de frío, de llanto, de soledad primera.

Resurgen de la fiesta de ilusiones

en cada espiga de oro que destella.

Mira con tu ojo de centella

como se mecen las plantas esta noche

y en la mañana el sol las ilumina

como un violín tocando melodías

eternas, sublimes, sin un nombre.

Son todos o ninguno los que oyen

escribiendo sus verdades inconfesas.

Habrá un momento de glorioso himno

en que la tierra despierte las bondades

misericordia de una vieja sabia

piadosa en su esencia majestuosa.

ROTO CORAZON

 

Roto corazón

 desangrado en pétalos azules

 vigila la memoria del pasado

 sin perder un instante la cordura.

 

Grita la furia añeja de pasiones

encerrada en barrotes de silencio

desgarra el pecho con cuchillo frío

liberando la presencia de agonías.

 

Agonizando cae en los zapatos

 el corazón partido en vidrios rojos

 perlados con colores gotas tristes

 son un collar de sufrimiento arcaico.

 

La historia repetida por mil años

 revive siempre la frustrada boda

 quemada en la hoguera de los brujos

 eclipsando un romance con adioses.

 

No se sabe quien repuso las alianzas

 en el dosel azul de la nostalgia.

Están allí esperando las alcance

 el amor de mil vidas bifurcadas.

 

¿Dónde estás princesa de mis sueños?

 ¿Dime cuán cierta estás en mis mañanas?

Tengo en mis manos heladas por la muerte

 una certeza de regreso a nuestra casa.

 

 

 

TU VIENTRE DE AZUCENA

 

TU VIENTRE DE AZUCENA

 

Puedo conocerte entre las sombras

esquivar la serpiente que me acecha

reducir mi figura a una moneda

volar en tu melena de azabache.

 

Puedo vigilarte entre las ramas

escudriñar la noche que te atrapa

esgrimir mil espadas de locura

correr por tu vereda de cristales.

 

Puedo enamorarte con mi canto

entregar mi garganta a los jilgueros

acunar cada estrella entre mis brazos

envolverte en mis espacios florecientes.

 

Puedo descubrirte en cada pétalo

aspirar el aroma de tu pecho

entibiar en tu vientre de azucena

una gota de luz de mis esperas.

 

Beatriz Ojeda

copyrhigt 2008

Derechos Reservados

Mira mujer quien ha venido

luz

MIRA MUJER QUIEN HA VENIDO 

 

 

¡Mira mujer quién ha venido!

Mira la luz entre las hojas verdes,

bailando la danza de los cisnes.

 

Es ella quien trabaja sin descanso,

es ella, la luz de la vida que te asombra.

 

Esta girando el universo entre tus dedos

blancos augurios de la nueva vida.

Es  ella quien te deja absorta,

 paralizada en el intento de aclararte.

 

¡Cuánta verdad tendrá que suspirarte!

 para mirar tu alma como antaño!

 

Si el lodo negro en que  se esconde

en el hechizo añejo de tu piel de seda

 cae a tus pies agrietado y seco,

 es milagro de la danza que tú escribes.

 

Sabes que la mañana tiene ceremonias

palpitando tu belleza oculta.

Si no sales de tu sombra arcaica,

espera en tu visión, estrella blanca,

 hasta que el alma se torne una crisálida.

 

BEATRIZ OJEDA

COPYRIGHT 2008

DERECHOS RESERVADOS

 

Ardor gitano en el lecho crece

jcgrande

 

 

Ojos moros

 

Has embrujado mis noches gitanas

huelo el perfume de danza exaltada

y tú deliras de gozo fluyendo

goteando

chorreando

 centauro bravo  que se vuelve fuego

 

Ojos  morunos

negros

brillantes

son los patronos del arte flamenco

aire y relámpago de fiera iracunda

 felino ardor en las botas rústicas.

 

Trae la brisa el cuento de amores

desenfrenada batalla de sexo

aura gitana,

ojos de moro

ardor gitano en el lecho crece

BEATRIZ OJEDA

COPYRIGHT 2008

DERECHOS RESERVADOS

 http://beatrizojedapoemas.blogspot.com

SI TU NO ESTAS

Si tú no estás aquí

la fiebre de mi ser

se duerme

Si no estás entre mis brazos

envolviendo mi presente

sacudiendo mis estrellas

Si no estás…

subyugando mis noches

muero

Si tus ojos no me miran

con la luz del fuego eterno

y tu piel no me enardece

como llamas  ambiciosas

me extingo

entre la sombras turbulentas

 

beatriz ojeda

Copyright2008

Derechos Reservados

« Older entries